Usar madera para cuidar los montes

Madera montes

El uso de madera muchas veces está ligado a un concepto de deforestación y daño al medio ambiente. Concepto erróneo y más aún en los casos en los que la madera proviene de bosques gestionados de forma ecológica y que poseen los actuales sellos de custodia más conocidos como son FSC o PEFC.

Adentrándonos en un análisis más específico, la existencia de bosques evita por ejemplo problemas de lixiviaciones en terrenos permeables y el desplazamiento de nutrientes y obsolescencias del estrato del que luego se genera vida posterior.

La regeneración de las sierras, la repoblación de llanos y praderas, así como la custodia de crecimiento y ordenaciones de terrenos, generan un constante movimiento en la superficie, permitiendo su crecimiento, la generación de nutrientes y sobre todo, evita limpiezas y lixiviaciones a través de escorrentías.

El mantenimiento de la masa boscosa no sólo nos proporciona madera, sino que evita problemas secundarios como la probabilidad de incendios fortuitos y la degradación de nuestro entorno, así como mejora la salud de la fauna y la flora colindante, mientras se rejuvenece la masa boscosa.

Hay que tener en cuenta, que un bosque sin tala es un bosque que envejece con el tiempo. Será él mismo el que intentará regenerarse, y es por ello cuando se producen plagas de insectos que atacan a las especies de más edad o pequeñas catástrofes que regeneran el terreno. El problema está en que cuando se produce una plaga, ataca por de forma muy similar todas las especies, o en el caso de un incendio arden todas al unísono.

También hay que tener en cuenta que la salud del bosque no está ligada a que todos los árboles sean milenarios, si no que haya una riqueza tanto de especies, como de fauna y flora. Los árboles muy altos a veces generan sombra excesiva para poder permitir una vida saludable en las partes inferiores o simplemente para permitir una buena fotosíntesis de las especies menores. La gestión y control por parte de los especialistas, es la mejor forma de permitir un futuro seguro y sano al bosque, pues la protección no se halla en abandonar su uso maderero, si no en enriquecer con las actividades que se produzcan, una alta diversidad y una riqueza ecológica. Actualmente, existen los medios adecuados para evitar cualquier tipo de deforestación en bosques que estén bien gestionados y España tiene ya muchas hectáreas bajo esas premisas.

Por: Beatriz Segura Plaza

Deja un comentario

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.