Suelo de madera, tarima o parquet ¿encolado o flotante?

tarima de madera encolada o flotante

Un suelo de madera puede suponer la diferencia para crear un entorno aceptable o un entorno cálido y acogedor. El suelo de madera ya sea parquet o tarima es un aliado fundamental para aportar naturalidad a cualquier estancia, siendo un elemento muy decorativo a la par que versátil, ya que se puede combinar con muchos estilos.

Pero, el suelo de madera no debe ser solo un elemento estético, tiene que cumplir funciones más importantes, como proporcionar una larga durabilidad y una fuerte resistencia, adaptándose al uso que se le quiera dar a la habitación.

Hay muchos tipos de suelo de madera y muchos criterios para clasificarlos. Si se tiene en cuenta el sistema que se emplea para instalar el suelo de madera sobre la solera, podemos distinguir tres tipos:

• La tarima clavada es el tipo de instalación de suelo de madera más antiguo. Consiste en un conjunto de largas y gruesas tablas de madera clavadas sobre un rastrel, es decir, sobre una estructura de madera que se coloca encima de la solera. Es el sistema más tradicional.
• El parquet pegado o tarima encolada está compuesto de tablas de madera, maciza o multicapa, pegadas a la solera mediante un adhesivo específico extendido uniformemente por toda la superficie. Las tablas son más pequeñas que en el caso anterior. Es importante destacar la necesidad de realizar un buen trabajo previo a la instalación de acondicionamiento de la solera, como su adecuada limpieza. El parquet se lija y se barniza “in situ”, después de haberse instalado.
• Los suelos de madera flotantes son todos aquellos suelos colocados directamente sobre la solera o sobre otro suelo anterior. Estos suelos de madera están formados por piezas de madera machihembradas entre sí y encoladas unas a otras.

Cada sistema de instalación de suelos de madera presenta sus ventajas y sus inconvenientes. El parquet pegado o tarima encolada a la solera requiere una instalación más lenta y rigurosa, ya que es necesario que se realice de manera correcta con el fin de obtener los mejores resultados. Por otro lado, un suelo de madera flotante es mucho más rápido de instalar y requiere menos esfuerzo. No obstante, si se hace una buena preparación de la solera y se coloca correctamente teniendo en cuenta las precauciones precisas, el suelo de madera encolado a la solera ofrece muchas ventajas: Al no dejar hueco entre la solera y la madera reduce totalmente el ruido de las pisadas, tiene una vida más larga, debido a que admite más pulidos, no como las tablas que conforman los suelos flotantes en las que la capa noble es más fina. Además, la reposición es más rápida y sencilla, ya que no depende de las medidas concretas del fabricante, ofrece una gran firmeza y estabilidad, permite una amplia libertad de diseños e incluso la posibilidad de cambiar el acabado y por último, es un requisito altamente recomendable si quiere instalar un sistema de calefacción radiante.

Si buscas proveedor de un suelo de madera; tarima o parquet para su instalación flotante o encolada en cualquier formato, te recomendamos contactar con la empresa Maderas García Varona o si lo prefieres cuéntanos qué necesitas pinchando aquí y te ayudaremos a encontrar proveedor.

Deja un comentario

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.