La madera de castaño; una madera con historia y propiedades sorprendentes

El castaño (Castanea sativa Miller) es un árbol que ha estado muy presente en la cultura ibérica, ha proporcionado a nuestros antepasados frutos, sombra, ramoneo para el ganado, leña y madera. El castaño se distribuye alrededor del mar Mediterráneo, desde el mar Caspio hasta el océano Atlántico, es autóctono de la península ibérica y con la llegada de los romanos a la península ibérica amplió su distribución e importancia cultural. Se pensaba que fue introducido por los romanos, pero estudios polínicos en turberas han desmentido esta teoría y hablan de su presencia desde hace casi 8.000 años (Montes del Buyo, Lugo). En Pontevedra se puede visitar el Castillo de Soutomaior donde vegetan castaños milenarios o bajar a Las Villuercas y conocer al “Abuelo”, un castaño que data desde el año 1.353.

Es un caducifolio que se asienta sobre suelos silíceos, en altitudes que van desde el nivel del mar hasta los 1.200 metros y con precipitaciones superiores a 700mm. Es una especie de media sombra que alcanza los 35 metros de altura desarrollando un sistema radical muy extendido, robusto, pero poco profundo.

La selvicultura escogida en los castañares va en función de su objetivo. Si el objetivo es la producción de castaña se planta a marco final con densidades entorno a los 120 pies/ha. Si el objetivo es la obtención de madera la bibliografía recomienda un turno de aprovechamiento cercano a 50 años que es cuando alcanza un diámetro aproximadamente de 50 cm. Desde su resalveo o plantación o corta de regeneración se realizan clareos y claras disminuyendo la densidad inicial de 815 -1.430 pies/ha hasta 140 – 180 pies/ha, que serán los pies de porvenir.

Una vez llegado el turno se realiza el aprovechamiento y se traslada la madera de castaño en rollo a un aserradero que será el encargado de despiezar el fuste. En la madera de castaño está muy diferenciada la madera de albura y duramen, la albura tiene un color blanco amarillento que al envejecer se transforme en color oro viejo. Es una madera de dureza blanda y poco nerviosa, es decir, tiene una gran estabilidad dimensional frente a los cambios de humedad.

La madera de castaño alcanza unas propiedades mecánicas de; resistencia a flexión 63 – 79 N/mm2, módulo de elasticidad 8.200-12.600 N/mm2 y compresión axial 40-52 N/mm3.

El uso de la madera de castaño puede tener diversos destinos como; carpintería, puertas, ventanas, suelos,
ebanistería, tonelería, construcción, chapas decorativas y construcción naval. Su elevada durabilidad natural gracias a su composición química con alto contenido en taninos y su baja permeabilidad hacen del castaño una madera muy durable. Tiene una fácil mecanización para ser clavada, atornillado, pulida, encolada, teñida o barnizada.

Los taninos del castaño otorgan una gran durabilidad a la madera pero pueden aflorar al exterior emporando la apariencia al aparecer un moteado negro. Para evitar la exudación de los taninos de la madera de castaño se recomienda aplicar un lasur, barniz o aceite por todas sus caras que impida este movimiento de los taninos al exterior de la madera.

Una de las empresas referentes en el trabajo con la madera de castaño a nivel nacional en internacional es Maderas Siero, ubicada en Asturias. A lo largo de los años se ha demostrado los diferentes usos que puede tener la madera de castaño; tanto para perfiles de ventanas, madera estructural maciza y laminada, suelos, tableros, postes…

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.