Especies de madera para fabricar ventanas de madera (y sus características)

En este artículo vemos las especies de madera para fabricar ventanas de madera más utilizadas (y sus características).

Algunas de estas especies de madera para fabricar ventanas de madera en España más habitualmente son; Pino, abeto, cedro, eucalipto, castaño, roble, ipé, iroko, teca, jatoba, afromosia, doussié y niangón. En la siguiente se tabla se comparan algunas de las propiedades de cada especie.

Cada una de estas especies utilizadas para fabricar ventanas de madera tienes sus ventajas e inconvenientes y la tecnología ha evolucionado de manera que cada inconveniente puede ser solventado.

El coeficiente de contracción volumétrico representa la variación del volumen de la madera en función de la humedad de la madera. Maderas muy nerviosas varían volumétricamente más con cambios de la humedad que maderas poco nerviosas. Una adaptación tecnológica ha sido fabricar perfiles de madera laminados de modo que se reduce la variación dimensional o impregnando resinas a la madera para  mejorar la estabilidad dimensional.

La durabilidad natural de la madera es muy importante, maderas con poca humedad no suelen ser atacados por organismos xilófagos (hongos e insectos) debido a que es poco apetecible para estos organismos, pero con el incremento de la humedad aumenta la posibilidad de ataque por organismos xilófagos. Existen maderas que por esencia tienen un mejor comportamiento frente a estos ataques. Hay maderas que son durables frente a hongos e insectos, otras son poco durables y otras sólo frente a hongos, pero no frente a insectos y viceversa. Para evitar estos problemas lo primero es evitar diseños erróneos que propicien la acumulación de agua en contacto con la madera, hay que colocar vierte aguas y reconducir la condensación al exterior, tecnológicamente esto está más que resuelto. Aparte en caso de ser necesario, se pueden realizar tratamientos a los perfiles de madera impregnando productos que aumenten su durabilidad.

La dureza de la madera afecta a todo lo relativo al mecanizado de la madera, maderas más duras serán más difíciles de trabajar, pero hoy en día las herramientas de trabajo tienen prestaciones muy buenas y se consigue trabajar muy bien cualquier madera.

La impregnaiblidad de la madera de duramen y de albura determina la facilidad o la dificultad para la entrada de los productos protectores en la madera. Por ello hay maderas en las cuales es más difícil aplicar tratamientos protectores en profundidad que aumenten su durabilidad.

Cuando se habla de densidad en la madera, por norma general siempre se calcula esta densidad con un contenido de humedad de la madera del 12%. Este contenido de humedad es similar al que adquiere una madera expuesta a un ambiente con 20ºC y 65% de humedad relativa pasado un tiempo, que varía en función de cuanta humedad tenía anteriormente y la especie. Especies de madera con mayor densidad tienen mayor peso, también tiene relación con la resistencia a esfuerzos mecánicos como flexión, tracción y compresión.

Hoy en día la tecnología en la fabricación de ventanas de madera ha evolucionado enormemente, pensar que la ventana de madera actual es igual que la que hemos visto en casa de nuestros abuelos es un error. Hoy en día tienen diseños tecnológicos que evitan todos los problemas de acumulación de aguas y problemas de estabilidad dimensional, aumentando considerablemente las prestaciones, tanto de transmitancia térmica llegando a 0,7w/m2 y aumentando el tiempo entre mantenimientos y vida útil.

2 comentarios en este post

Deja un comentario

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.