El problema más serio de la industria de la madera

Hace tan solo unos días que Maderea se hacía eco de una noticia publicada en La Nueva España, www.lne.es, que trataba dos de los principales problemas con los que se encuentra la industria de la madera. El primero de ellos trataba acerca del exceso de burocracia existente en el sector y el segundo, más preocupante aún si cabe, el abandono de los montes.

Por una parte, la tramitación excesiva de documentos no sólo acarrea que un proceso forestal se alargue más14476069010_680c07e534_o_resize de lo necesario en el tiempo, además supone un coste económico para quién decide iniciar un proceso forestal. Este conflicto entre instituciones y empresarios puede suponer la causa de un descenso en la iniciativa de llevar a cabo nuevos proyectos ya que dificulta pensar en ellos a corto plazo como consecuencia directa de su prolongación temporal a expensas de lograr tener todos los procedimientos cerrados así como todas las licencias concedidas.

Por otro lado encontramos la problemática del abandono de los montes que hace que la calidad de nuestra madera descienda sustancialmente a pesar de su histórica reputación. Existen numerosas empresas que se ven obligadas a la importación de madera del extranjero no por una cuestión de inexistencia de determinadas especies en España sino por no estar éstas en unas condiciones óptimas que garanticen la calidad del producto final. Esta problemática de abandono forestal supone, en el mejor de los casos y suponiendo que no se adquiera madera de importación, un descenso sustancial del valor de la madera a nivel nacional. Además esto supone un ciclo que no tiene fin ya que el abandono de los montes provoca, como ya hemos comentado, el descenso del valor de la madera y de otras consecuencias como que las empresas prefieran importarla, lo cual se traduce en menos actividad del mercado nacional y menos capital a invertir, por tanto menos cuidado de los montes.

Las empresas de la industria de la madera son las primeras interesadas en mantener los montes y que sean sostenibles puesto que esto es el sustento de su actividad. Pongamos el ejemplo de un aserradero, si no vende la madera y termina por cerrar, ¿quién va a invertir en el cuidado de los montes en los que operaba?

Es importante mencionar las catastróficas consecuencias que tiene este inconveniente no sólo para el sector rural y forestal, ya que posee también una importante influencia a nivel medioambiental. El abandono de montes está directamente relacionado problemáticas tales como los incendios que arrasan anualmente miles de hectáreas en nuestro país.

Relacionar estos dos problemas entre si supone incluso una confrontación directa de las dos materias ya que, mientras desde un prisma, observamos cómo se establece la necesidad reguladora, para lo que entendemos la salvaguardia de la industria maderera, a través de sistemas burocráticos al mismo tiempo que, de otra parte, podemos comprobar como la base de la materia prima del sector se ve mermada por la falta de atención que se presta a nuestros montes.

Así mismo, cabe destacar que la industria maderera continúa demostrando la importancia de su desarrollo sostenible aplicando a sus empresas controles de calidad que repercuten directamente en el beneficio del medioambiente lo cual carecerá de sentido si no aplicamos el mismo criterio a nuestros montes.

Desde Maderea no cejaremos en el empeño de promover el mercado nacional de madera, a las empresas que día tras día siguen esforzándose por mejorar y nuestros montes porque tienen muchísimo potencial y mucho que ofrecer.

 

Por: María José López Caamaño

Deja un comentario

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.