Consideraciones antes de comprar vigas de madera

comprar vigas de madera

Es común el uso de madera estructural, pero muchas veces es difícil saber cómo se han de pedir y qué debemos de tener en cuenta cuando hay que comprarla. Hoy vamos a explicar los aspectos más importantes a la hora de comprar vigas de madera.

Previo a comprar vigas de madera, se ha tenido que hacer un cálculo de dichas vigas de madera (puedes consultar nuestro artículo “consideraciones en el cálculo de vigas de madera” si tienes dudas en este aspecto).

En el cálculo, se han de detallar las características de la madera considerada, es decir, su especie y su clase resistente. Es muy importante elegir una especie y clase resistente que esté normaliza y esté disponible en el mercado, ya que si esto no ocurre la labor de comprar vigas de madera puede dificultarse o puede llegar a ser imposible.

Existen clases resistentes para la madera aserrada y para la madera laminada encolada. En el caso de la madera aserrada tendremos una letra (C o D) y un número. La letra hace alusión a si es conífera o chopo (C) o frondosa (D) y el número es el valor característico de la resistencia a flexión en N/mm2. En la madera laminada encolada, la clase resistente se designa con GL (madera laminada), un número y una letra (h o c). El número es el valor característico de la resistencia a flexión en N/mm2 y la letra hace referencia a si es homogénea (h) o combinada (c).

El uso de vigas de madera aserrada o el de vigas de madera laminada vendrá determinado por diferentes aspectos como las solicitaciones a las que vaya a estar sometida la viga de madera o la luz de esta, entre otras (puedes leer más sobre las diferencias de vigas de madera maciza y madera laminada pinchando aquí).

Otro aspecto a tener en cuenta antes de comprar vigas de madera aserrada es el contenido en humedad de la madera. Las vigas de madera aserrada se consideran secas cuando su humedad sea inferior al 20 % y se consideran vigas húmedas en caso contrario. Es importante este aspecto, ya que un posterior secado de la madera modificará las dimensiones finales de la madera. También es importante definir la tolerancia dimensional. Se recomienda en este punto hacer referencia a la norma UNE-EN 336 (clase de tolerancia 1).

Por último, las vigas de madera, al incorporarse de forma permanente en las obras, están afectadas por el Reglamente de Productos de Construcción y tendrán que llevar el marcado CE de acuerdo con las normas que lo regulan.

Si necesitas vigas de madera, madera estructural o asesoramiento en este aspecto, cuéntanos qué necesitas pinchando aquí y te ayudaremos.

Deja un comentario

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.