Casas pasivas de madera: la vivienda industrializada más ecológica y sostenible

Casa pasiva de maderaLas casas pasivas de madera son la solución constructiva que encontramos en el centro de la intersección de dos conceptos de edificación que están hoy en día en auge: vivienda ecológica y vivienda industrializada. Las casas pasivas de madera aúnan la eficiencia energética y el respeto por el medio ambiente, con el confort y la estabilidad que un edificio debe proporcionar.

Cuando se habla de vivienda ecológica se hace referencia a una vivienda que aproveche al máximo los recursos del medio en el que esté instalada, como la luz solar, y que a su vez esté construida con materiales lo más sostenibles y naturales posible. Esta es exactamente la filosofía en la que surge el concepto de casa pasiva de madera.

Si definimos formalmente este concepto diríamos que una casa pasiva es una construcción capaz de calentarse y refrigerarse con muy poca demanda de energía, utilizando un sistema de ventilación preciso y controlado, un excelente aislamiento y una correcta orientación en función para aprovechar al máximo la luz solar.

Una casa pasiva supone un ahorro energético de calefacción y refrigeración del 90% respecto a una casa típica y un 75% comparado con la media de las nuevas casas. Esto conlleva dos importantes ventajas. La primera, el ahorro energético supone también un ahorro de recursos y de residuos, por lo que el impacto en el medio ambiente es bastante menor, contribuyendo así al carácter más ecológico de la vivienda. La segunda ventaja es de naturaleza socioeconómica, ya que al necesitar menos demanda de energía los gastos son menores ya que pagas por un consumo muy reducido en comparación a otras viviendas.

Las casas pasivas de madera tienen además el aliciente de que están construidas en uno de los materiales más sostenibles que podemos encontrar dentro de la industria de la construcción. es una materia prima ecológica, natural y sostenible, que contribuye a reducir el cambio climático, que es reciclable y biodegradable, entre muchas otras cualidades. Por lo tanto, la madera es el material de construcción (de casas pasivas o de otro tipo de construcciones) más sostenible y respetuoso con el medio ambiente.

Además, las casas pasivas de madera son compatibles con el concepto de vivienda industrializada. Esto quiere decir que una casa pasiva de madera puede construirse previamente en un taller y posteriormente instalarse en el terreno donde esté destinada, disminuyendo los plazos y costes de obra. Es importante matizar que el concepto de casa pasiva industrializada no implica un diseño predefinido conforme a una estética ya establecida. Cada casa se adapta al propietario y tanto el diseño como la estructura dependerán de lo que el cliente esté buscando. La única limitación en este aspecto será el transporte, ya que debe poder llevarse sin riesgos al lugar de destino y no todas las formas y diseños posibilitan esta tarea.

Si estas son algunas de las razones por las que elegir una casa pasiva de madera, ahora solo queda encontrar proveedor. La empresa ABS es una empresa referente en casas pasivas de madera. Sus casas pasivas de madera tienen una cualidad añadida y es el aumento de la eficiencia al combinar la aerogeotermia con la aerotermia. La ventaja de hacer pasar el aire por debajo del terreno y la solera atempera el aire, tanto en invierno como en verano, antes de entrar en los equipos de climatización, lo que hace que el rendimiento sea mayor y se reduzca el consuma. Si buscas una vivienda excelente tanto en aspectos ambientales como sociales y económicos puedes contactar con ABS pinchando aquí. También puedes contarnos lo que necesitas pinchando aquí y te ayudamos a encontrar un proveedor.

Deja un comentario

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.