¿Aún no conoces la madera laminada encolada?

madera laminada encoladaLa madera laminada encolada está formada por láminas de madera libres de defectos, unidas con adhesivo por la testa mediante un empalme finger-joint y por las caras y los cantos unidas a tope.

La madera laminada encolada aprovecha madera de pequeñas dimensiones libre de defectos, que junto con cola da lugar a un material de grandes dimensiones y gran estabilidad.

La idea de madera laminada encolada parece nueva, pero su primer uso data del siglo XVI, por el arquitecto francés Filiberto de l’Orme quien trasladó la técnica constructiva de la piedra a la madera, dando lugar a la fabricación de grandes piezas de madera, pero sin utilizar cola. Fue en 1906 cuando, en Alemania, surgió el concepto que actualmente tenemos de madera laminada encolada. Vino de la mano de Karl-Friedrich-Otto Hetzer quien, gracias a la industria química de las colas, propuso un método constructivo con caseína, eliminando así pernos, bridas, etc.

La madera laminada encolada resulta ser una pieza libre de defectos, con posibilidad de sección variable o directriz curva y con alto valor decorativo, por lo que su industria  actualmente es una industria altamente competitiva e innovadora, también gracias a las opciones que ofrece para aprovechar pequeñas piezas que en otras circunstancias serían residuales.

La línea de fabricación de la madera laminada encolada empieza con la madera aserrada. Por ser un material estructural, es frecuente que la madera aserrada sea tratada previamente a su mecanización. Por lo general, la madera utilizada para la fabricación de madera laminada encolada suele ser de coníferas.

El primer paso es secar la madera en secaderos. Una vez que ha sido secada ha de pasar por un riguroso control de humedad, pues si las piezas están a diferentes humedades es imposible un buen resultado final. Una vez que han pasado el control de calidad, son señalados todos los defectos, para que posteriormente una máquina con un detector óptico sanee todos los defectos.

Una vez que la madera está libre de defectos, se mecaniza por las testas, con unas uniones dentadas (finger-joint), que son encoladas y puestas en presión para así obtener piezas de gran longitud.

Estas láminas de gran longitud han de pasar por las perfiladoras para obtener una dimensión homogénea. Tras el lijado de las caras y cantos y en un tiempo lo más reducido posible, las láminas de madera pasan por la encoladora. Tras este paso solo es necesario armar la viga y aplicarle la presión necesaria durante el tiempo especificado. Una vez formada la viga tendrá que pasar por una lijadora que la homogenice y ya tendremos una viga de madera laminada encolada.

La madera laminada encolada se ha posicionado como alternativa frente a otros materiales por su baja relación peso/resistencia, ya que puede cubrir grandes luces con un bajo peso total del elemento estructural, por ello la madera laminada encolada resulta un material muy competitivo, con un consumo medio en Europa de 5500m3/millón de habitantes.

¿Aún no has probado las vigas de madera laminada encolada? La empresa Grupo Gámiz es un referente en la fabricación de vigas de madera laminada encolada. Si quieres conocer sus productos pincha aquí y contacta con ellos.

Deja un comentario

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.